LA MÚSICA, AYUDA EN SENSACIONES DE DOLOR.

Desde hace años, se ha investigado como la música puede ser utilizada para combatir el dolor. En ese tiempo se ha demostrado que es capaz de reducir la ansiedad, el miedo, la depresión… Hoy, vamos a hablaros sobre sus efectos en el dolor.

Relación entre música y dolor.

El Profesor de Glasgow Caledonian University, Don Knox, habló sobre este tema en un artículo publicado originalmente en “The Conversation“.

En el mismo, se pone como ejemplo a niños que se han visto sometidos a numerosos procedimientos médicos. Se llegó a la conclusión que, en cualquier ámbito de la relación médica, funcionaba como analgésico.

Siempre se han basado en la teoría de que cualquier cosa que nos distraiga del dolor, reducirá el mismo. La música es muy poderosa en este sentido. La música nos atrae y nos lleva a diferentes puntos emocionales, en el sentido que depende de un estilo de música y otro, nos alegra, entristece, acelera, etc. De cualquier modo, siendo música que nos guste personalmente, tiene efectos muy positivos sobre la tolerancia y percepción de sensaciones dolorosas y todo lo que ello implica. Sea o no música que escuchemos con frecuencia, se ha demostrado que música con intensidad baja y tempo lento, disminuye el grado de dolor que experimentamos.

La música y su efecto.

La música nos lleva a recordar diferentes experiencias y situaciones, por lo que eso favorece que nos distraigamos del dolor. Como hemos dicho anteriormente, hay diferentes tipos de música y cada una con un efecto. La musicoterapia, que todos podemos poner en práctica y de la cual hablaremos en próximos artículos, usa esto para librarnos de pensamientos negativos o un estrés extra que incrementará sensaciones dolorosas.

Para la investigación es complicado relacionar unos beneficios entre la música en general con unos efectos. Esto se debe a lo que hemos hablado anteriormente de la multitud de sensaciones que nos provoca.

De cualquier modo, si que se ha demostrado su utilidad en este aspecto que hoy tratamos. Muchos son los ejemplos, pero lo más llamativo es que en muchos pacientes es frecuente bajar las dosis de analgésicos usando estos métodos como ayuda.

Etiquetado , , , ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: